Porqué El Viver?

Del vivero de casa al Vivero de todos

En casa tenemos un vivero. El vivero de Biosca. Fue construido en el año 1900 y servía como embalse de agua para regar el huerto y como punto de reserva de agua para usos domésticos. Desde la escalera de piedra del vivero se lavaban mantas, se pescaba y se entraba para nadar. Les condiciones ambientales convirtieron pronto este embalse en hábitat idóneo para la fauna propia de les balsas de secano. A finales de los años 80 y principios de los 90, cuando el vivero empezaba a perder agua y ya había dejado de tener la función agrícola y de reserva, se convirtió, para mi hermano y para mí, en un espacio de juego y de investigación.

“Venga, tírate!”, me decía él desde el agua. Pero a mí me daba miedo entrar allí para nadar . Reía y me sentaba en la escalera con los ojos fijos en el agua, observando toda la fauna que compartía espacio con Lluís. Alguna vez, con papá, habíamos bajado al vivero con papeles, un bolígrafo y el libro de animales acuáticos, semi acuáticos y anfibios para identificar qué tipo de fauna habitaba en este lugar tan singular. Recuerdo perfectamente el día que, buscando serpientes, la carpeta me cayó al agua y la perdí de vista para siempre jamás.

Después del gran incendio del año 1998, el entorno del vivero quedó sin protección vegetal y, por este motivo, el temporal de junio del 2000, reventó las paredes este y oeste. Tuvimos que reconstruirlo.

Mi hermano y yo a punto de ir al vivero, el día que perdí la carpeta.

Nuestro vivero ha sido, pues, un punto de abastecimiento, de limpieza, de juego y de conocimiento. Y un lugar que se ha tenido que reconstruir para mantener su esencia. Un espacio, en definitiva, con múltiples usos que nos ha ayudado a crecer, generación tras generación.

Este espacio físico y esta experiencia personal da nombre al proyecto El Viver, que queremos que sea un lugar de crecimiento en el sentido amplio de la palabra. Un punto de encuentro en medio de un lugar privilegiado.

Para poder hacer posible este proyecto, El Viver cuenta con dos masías, Les Corts de Biosca y El Mas, que desde hace más de 20 años se ofrecen como casas de turismo rural. Y que, a partir del 2015, se renuevan y abren su abanico de posibilidades convirtiéndose, además, en espacios de formación en diversas disciplinas.

Les Corts de Biosca y El Mas, mucho más que agroturismo

Les Corts de Biosca y El Mas son dos masías vinculadas a la casa pairal de Biosca. Biosca está situada en la falda de la Sierra de Castelltallat y es nombrada por primera vez en el año 955; desde entonces, hemos vivido en ella siempre la misma familia.

Mi madre, empujada por el amor al territorio y el deseo de recuperar el patrimonio rural fue quien decidió cambiar el trabajo de periodista para dedicarse al agroturismo. Ella, con el apoyo incondicional de mi pare, Pere, y mis abuelos, Josep y Nita, ha hecho posible la calidad turística que ofrecemos actualmente, reconocida con la Medalla al Mérito Turístico, y avalada por el sistema de espigas otorgadas por la Generalitat de Catalunya y el Sistema Integral de Calidad Turística en Destinaciones.

Sin mi madre, posiblemente hoy en día el alojamiento rural Les Corts de Biosca continuaría siendo exactamente lo que era cuando yo nací: una pocilga de cerdos; actualmente es un mirador fantástico a Montserrat. Y, El Mas, seguramente sería una masía medio derrumbada, en lugar de la masía idílica que es ahora.

Mi madre ha sido capaz de utilizar las virtudes de la vida rural para atraer a personas sensibles y respetuosas con el medio ambiente, incluso después de los grandes incendios, de 1994 y de1998, que arrasaron la zona, una de les mejores masas forestales de tota la provincia de Barcelona.

A partir de 2015, sin perder la esencia de este agroturismo original, una nueva generación tomamos el relevo, renovamos parte de la estética de Les Corts de Biosca y de El Mas, ampliamos los espacios, ofrecemos nuevas actividades en el entorno de la casa y nos posicionamos en el mundo de la formación y las experiencias de calidad.

Queréis venir? Nos encantará acogeros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *